Las plantas pueden, en apariencia lucir bien, sin embargo, si las vemos a detalle podremos saber si están sanas o no. Esto repercutirá en el verdor y floración de nuestro jardín.

Debemos analizar sus hojas y tallos. En ellos podremos ver si existen plagas o enfermedades. Las hojas manchadas y agujeradas son signo de ello. Bajo ningún motivo las adquieras pues pueden enfermar a otras.

Elimina aquellas que tengan raíces saliendo de los agujeros de drenaje de las macetas. Ello significa que ya llevan mucho tiempo esperando un trasplante. Lo mismo sucede con aquellas con ligeras raíces en la superficie de la tierra.

Observa que la planta esté muy bien enraizada y estabilizada. Para hacerlo solo necesitas dar un leve tirón en el tallo. Si no sale con facilidad quiere decir que es la ideal.

Con estos tres consejos podrás comprar plantas sanas que embellecerán tu jardín. Para más información consulta a los expertos de Jardinería Colli.